7 lugares en Colombia que los viajeros nunca visitan


Colombia es un país grande y muy diverso. Es fácil encontrar lugares poco visitados de interés e intriga escondidos en los pliegues de los Andes o fuera de los caminos trillados.


Algunos se encuentran en zonas que sólo recientemente se han vuelto seguras para visitar, como el Área Natural Única Los Estoraques.

Otros, como Mompox o Capurgana, simplemente requieren un poco de planificación para llegar.

Merece la pena buscar los siguientes 7 lugares para escapar de las masas.

Una vez que haya comprobado la lista A de cosas que hay que hacer y ver, es hora de salirse de la ruta turística para descubrir lugares curiosos, divertidos y fascinantes que ofrecen algo único.

Por ejemplo, le sorprenderá saber que Colombia tiene paisajes similares a los del Sahara.

Muchas joyas fuera de los caminos trillados simplemente se han pasado por alto.

Y el acuerdo de paz de 2016 entre el gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) ha abierto destinos que antes era prudente evitar.

Tanto si eres un fanático de Gabriel García Márquez como si buscas un pueblo colonial aún no reconocido pero superguay, si tienes un espíritu aventurero, esta lista tiene algo para ti.

 

1 - Descubra los megalitos precolombinos de San Agustín

Varias estatuas arqueológicas

Si le interesa la arqueología, le encantará el conjunto de yacimientos históricos precolombinos repartidos por las montañas del departamento del Huila.

Declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, las más de 500 cariátides, tótems y otras enormes estatuas de piedra conforman el mayor grupo de esculturas megalíticas de Latinoamérica.

Centradas en la ciudad de San Agustín, las esculturas están dispersas en varios sitios de las mesetas a ambos lados del valle superior del Magdalena.

El sitio principal es el Parque Arqueológico Nacional de San Agustín, con un museo y cuatro concentraciones de estatuas; está inmediatamente al oeste de la ciudad.

No se pierda los sitios más remotos, como el Alto de Los Ídolos y el Alto de las Piedras; o, más lejos, las tumbas subterráneas excavadas en la tierra granítica del Parque Arqueológico Nacional Tierradiento, en San Andrés de Pisimbalá.

Combine una visita con el rafting en el Río Magdalena.

 

2 - Relájese en la playa afrocolombiana de Capurgana

Foto de una playa con barcas

Mientras que las arenas de los alrededores de Cartagena (y la isla de San Andrés) atraen al grueso de los viajeros que buscan playa en Colombia, el pueblo pesquero afrocolombiano de Capurgana permite escapar de las multitudes.

A este idilio caribeño, remoto y relajado, situado en la orilla occidental del Golfo de Urabá, sólo se puede acceder en barco desde Turbó o Acandi.

Se llega para descubrir bahías bordeadas de arena y aguas caribeñas de color turquesa, respaldadas por la selvática Serranía del Darién.

Hay muchas cosas que hacer además de holgazanear bajo los cocoteros (¡cuidado con las nueces que caen!) asomados a las playas blancas como el azúcar.

La playa de La Caleta, protegida por un arrecife, es buena para practicar el esnórquel.

Los operadores de Capurgana ofrecen buceo, además de excursiones por la selva y paseos a caballo.

Y puede colaborar como voluntario en la cercana reserva de tortugas marinas del Santuario de Fauna Acondí, Playón y Playona.

 

3 - Maravíllese con las formaciones surrealistas del Área Natural Única Los Estoraques

Formaciones de piedras individuales

Durante los años 80 y 90, la provincia de Norte de Santander se convirtió en una importante base de las guerrillas de las FARC y el ELN, y hasta hace pocos años visitar la zona conllevaba un importante riesgo.

Eso era entonces... pero puede que usted siga siendo el único visitante extranjero que venga a maravillarse con las estupendas formaciones rocosas del Área Natural Única de Los Estoraques.

Esta maravilla geológica, que se asemeja al Cañón de Bryce, en Utah, deleita con sus acantilados de arenisca roja erosionados en fantásticos pilares por el viento y la lluvia.

A la reserva se llega por Ocaña, inmediatamente al sur de La Playa de Belén, un pueblo colonial exquisitamente conservado y merecidamente declarado Patrimonio Nacional.

El parque está señalizado desde aquí.

Los senderos parten de la caseta del guarda forestal y serpentean cuesta arriba a través de barrancos bajo formaciones espectaculares.

Hablando de serpientes, tenga cuidado con las serpientes venenosas mientras camina.

Lleve mucha agua y protección solar, ¡este lugar se calienta!

Merece la pena pasar la noche en el encantador pueblo: todas las casas están adornadas con macetas colgantes y pintadas de blanco con bases de madera oxidada y rejas de madera vieja pintadas de color chocolate.

 

4 - Retroceda en el tiempo en Mompox

Foto del centro de mompox

El tiempo parece haberse detenido hace dos siglos en la tranquila ciudad de Santa Cruz de Mompox, a unas 85 millas (136 km) al sureste de Cartagena.

Fundada en 1539 a orillas del río Magdalena, se enriqueció como principal puerto fluvial entre Cartagena y los Andes.

En el siglo XIX, cuando el río se encenagó y cambió de cauce, Mompox quedó empinado, medio olvidado, en medio de un pantano.

Llegar a él requiere planificación y sentido de la aventura.

La mitad de la diversión de la visita consiste en llegar hasta aquí en el chirriante transbordador que sigue el río y las lagunas negras de la pantanosa llanura aluvial.

Hoy en día, la ciudad, manchada por la humedad, parece un decorado de Hollywood, donde los lugareños se mueven con una languidez intemporal.

La ciudad, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, está adornada con bellas iglesias y elaboradas mansiones, muchas de ellas convertidas recientemente en elegantes bares y hoteles boutique.

No se pierda la calle Real del Medio, repleta de talleres de filagría.

Aunque tiene muchos otros lugares de interés (la Iglesia de Santa Bárbara, el Museo Cultural de Arte Religioso y la fascinante necrópolis son los más destacados), el verdadero atractivo de Mompox es el ritmo de vida de sus calles.

Pasear por la ciudad evoca el Macondo ficticio y surrealista de Gabriel García Márquez.

De hecho, lo utilizó como escenario en varias de sus novelas.

 

5 - Descubrir ecosistemas raros en el Parque Nacional Natural Macuira

Un desierto en medio de una variedad de arboles
¿Busca volver a la naturaleza, lejos de los caminos trillados? Un gran complemento a cualquier visita a las rancherías de La Guajira es visitar la Serranía Macuria, una cordillera compacta que se eleva abruptamente desde el desierto de la Alta Guajira.

Este remoto parque, situado en el extremo norte de La Guajira, es una isla biogeográfica, un exuberante oasis con variados ecosistemas, desde el bosque tropical seco hasta el bosque nublado enano en las zonas más altas.

La zona tiene un alto grado de endemismo -17 de 140 especies de aves son únicas en Colombia- y está clasificada como Área de Importancia para la Biodiversidad y las Aves.

El Cerro Palúa es el punto literalmente más alto, con 864 m.

Los senderos recorren el parque, aunque el acceso al bosque nublado está restringido.

Se recomienda la caminata a la cascada de El Chorro.

Con suerte, se pueden ver monos, serpientes y, quién sabe, tal vez una de las dos especies de gatos que se encuentran aquí.

Se accede desde la comunidad de Nazaret.

Llegar hasta aquí en 4x4 es todo un reto, sobre todo en la estación húmeda (septiembre-noviembre), y la zona ha sido objeto de bandidaje.

Es esencial viajar con un guía wayúu contratado por un operador turístico.

 

6 - Siga el camino del "Gabo" hasta Aracataca

Foto hacía la casa museo de Gabo
Este somnoliento pueblo, santuario para los fans del novelista Gabriel ("Gabo") García Márquez, es el lugar donde nació y creció.

A sólo 80 km al sur de Santa Marta, se encuentra en el corazón de un cinturón de plátanos y, en cierto modo, se asemeja a Macondo, el pueblo surrealista que sirvió de escenario para la novela fundamental de Gabo, Cien años de soledad.

La Casa Museo Gabriel García Márquez, de 14 habitaciones, recrea la casa de la finca de sus abuelos, donde se crió.

Su crianza aquí ayudó a dar forma a su estilo de "realismo mágico", y las habitaciones están tematizadas con sus novelas biográficas.

Caminando por el centro de la ciudad, también encontrará estatuas y recuerdos eclécticos de personajes y momentos de sus obras.

No se pierda el Museo del Telégrafo, que recuerda la época de los inicios de Gabo con su oxidada y polvorienta miscelánea de época.

No deje de comer en El Patio Mágico de Gabo, un pintoresco restaurante que hace las veces de mini-museo.

 

7 - Sumérjase en la cultura afrocolombiana en San Basilico de Palenque

Foto del centro de Palenque con un figura en la mitad

A sólo una hora en coche de Cartagena, pero aislado en medio de la ciénaga en las estribaciones de la Sierrita Montes de María, el pequeño pueblo de San Basilico de Palenque es una verdadera anomalía.

Fue fundado a finales del siglo XVI por cimarrones (esclavos fugitivos).

Palenque es el nombre que reciben sus asentamientos fortificados.

Mientras los españoles suprimían otros palenques, en 1691 se concedió a San Basilico su libertad de forma excepcional.

La mayoría de los aproximadamente 3.500 habitantes de esta comunidad afrocolombiana son descendientes de los cimarrones.

Las palenqueras de Cartagena, vestidas de forma extravagante, proceden de aquí.

Y la comunidad conserva muchas de sus tradiciones orales, musicales y de otro tipo.

Muchos miembros de la comunidad aún hablan el palenquero, un dialecto criollo único influenciado por la lengua kikongo de Angola y el Congo.

De ahí que hoy sea una Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la UNESCO.

Intente hacer coincidir su visita con el Festival de Tambores, en octubre, cuando la comunidad celebra sus raíces africanas.

Cotiza Con Nosotros

Click Para Elegir Fecha Entrada *
Click Para Elegir Fecha Salida *
Sede
<